Tarotista y coach

Hola. Soy Esmeralda. Tarotista profesional y Coach Personal. Gracias por estar aquí.

Espero que te quedes conmigo, leyendo todo lo que tengo que contarte, que además de poder identificarte con alguna de estas situaciones, puede ayudarte a resolver aspectos de tu vida que no logras entender. Quiero darte a conocer mi historia, como parte de mis luchas personales. Como las afronte, y porque estoy aquí ofreciendo este trabajo con las herramientas que utilizo, y porque en su día, elegí estas.

Hay muchas situaciones en la vida, que no nos dejan avanzar como nos gustaría. El poder conseguir todo aquello que nos proponemos, no es tarea fácil. Sentimos miedo en multitud de situaciones. Los miedos, nos traen inseguridades además de otros desencadenantes muy dañinos, provocando situaciones de bloqueos, sin dejarnos avanzar, no sabemos qué hacer, ni cómo superarlos.

La falta de autoconfianza, nos quita la gran fortaleza que realmente tenemos, sin que seamos conscientes de ello, dando pie a la baja autoestima y a otros factores. Mi historia personal empieza desde bien pequeñita, donde me marco, y aprendí de ella.

Seguramente abras escuchado alguna vez, que la “infancia nos marca” y así es. Quiero contarte mi historia para que puedas comprender por qué hoy me dedico a lo que me dedico. Además de porque elegí el tarot y el coaching personal. ¡No hay mejor experiencia que la tuya propia!

A los dos añitos de vida, por problemas familiares, se tomó la decisión, que lo mejor para mí era ingresar en un centro de menores, en el que estuve hasta los 16 años. Cuando empecé a tener uso de razón, dadas las circunstancias, me volví una niña muy rebelde, no entender nada de lo que me pasaba, necesitaba llamar la atención a toda costa.

siempre haciendo lo contrario de lo que me pedían hacer. Sentía una necesidad de ser libre, que a la que podía, me escapaba, estando vagabundeando día y noche, durante días. Al tener este comportamiento tan rebelde, que sobretodo, perjudicaba a los otro chic@s que Vivian en el centro, dando muy mal ejemplo, cuando estaba a punto de cumplir mis 16 años, se decidió, que lo mejor para mí era cambiarme a otro centro de menores, donde la disciplina, la llevaban a extremos innecesarios a mi modo de ver con 40 años que tengo ahora.

No sé si puedes imaginarte, como me sentí después de esto. Si ya estaba mal, mis sentimientos emotivos, se duplicaron, además de venirme otros nuevos, en los que me sentía más perdida todavía. Durante muchísimos años, tuve sentimientos de abandono, de culpabilidad, miedos que me llevaban a tener pesadillas, a autolesionarme. No entendía porque estaba en esa situación, un sinfín de sentimientos, a los que en su día tuve que batirme en duelo hacia mí misma para poder superar.

Con la que hoy, me siento orgullosa por ser la persona que soy, y vivir como vivo. Siendo ya mayor de edad, tuve que enfrentarme, además, al reto de la sociedad, “en pañales”, como digo yo, porque en los centros, o por lo menos en los dos que estuve yo, no te enseñaban, a desenvolverte una vez sales. No savia cocinar, no savia que lo mejor sería formarme en algo para poder trabajar, todas estas cositas que solemos saber un poquito por lo menos cuando nos independizamos.

la experiencia de haber vivido esta etapa de mi infancia y parte de mi etapa de madurez, dio un giro de 90 grados. A la que tengo que agradecer muchísimo de una parte de ellas, a personas que se cruzaron en mi vida, donde en todo momento estuvieron a mi lado, dándome todo lo que no tuve en su día. Y enseñándome el camino correcto que debía tomar.

La experiencia me marco y me enseño. De la madurez aprendí, y pasé a la acción. Aprendí, lo que era el valor de la vida, a valorar lo que tenía, cuando muchos ni siquiera lo tenían. Tuve la gran suerte de poder aprender, de cambiar y seguir para adelante.

Aprendí a perdonar, a ver que hay muchísimas personas en peores situaciones que la mía y necesitan realmente ayudas muy especiales.  Que siempre hay un porque en cada cosa que pasa y actitud que tomamos.

Que no podemos estar culpando continuamente a los demás, sin saber las verdaderas causas de porque surgieron así. La vida y la experiencia, me ha enseñado, que no hay nada que tu no puedas hacer para cambiar tu vida, para afrontar los problemas y luchar por todo aquello que quieres y necesitas.

Hay que ser fuerte en la vida, si no consigues lo que quieres hoy, no pasa nada, lo importante es seguir luchando, sin abandonar. Tu vida, y lo que quieras ser o conseguir, solo va a depender de ti, de cómo te mires interiormente, de conocer cómo eres realmente, conociendo tus puntos fuertes y tus puntos débiles, no basta con perdonar a los demás, primero tienes que perdonarte a ti mismo/a.

Para estar bien con todo lo que te envuelve, se debe perdonar, aceptar y comprender para poder vivir sin rencores. La vida es lo que tú quieras que sea, tu felicidad solo depende de ti. Cuando escuchamos desde el corazón, todo es mucho más bonito.

Y por eso estoy aquí. Dispuesta a poder ayudar a todas aquellas personas que no han tenido la misma suerte que yo, que les quedan secuelas sin curar. Poder Superar esos miedos que no le dejan avanzar, esa falta de autoconfianza que le lleva a la frustración.

Personas con mi misma experiencia personal, similar o simplemente con dificultades para conseguir todo aquello que se propongan. El querer demostrar algo y no poder, por falta de autoconfianza. El no valorarse como toda persona se merece.

Hay que unir la parte psíquica con la emocional, para que se lleven bien y trabajen conjuntamente, en todas aquellas personas que lo necesiten. Ahora Quiero contarte, porque elegí trabajar con el Tarot y el coaching Personal, que forman parte muy importante de mi historia personal.

Cuando empecé mi formación con el tarot, tenía muy claro con qué fin quería utilizarlo, que no era otro que para mí misma. Ya tenía algún conocimiento de una persona muy cercana a mí, que lo implementaban en su crecimiento personal y evolución.

Cuando ya tuve la parte más importante asimilada he integrada para el fin que yo necesitaba, para mí misma, empecé mi autoevaluación con el tarot, que a la misma vez seguía formándome para ir adquiriendo más experiencia.

El Tarot, me ayudó mucho en mi reto de superación. Me ayudo a conocerme mejor, a ver las cosas de otra manera, me hizo de guía en momentos de difícil decisión. Empezó a formar parte de mi vida, como un amigo más. Una parte mía interna de superación, se encuentra en el tarot.

En el coaching personal, esta toda mi energía y la de buenas personas que en su día me entregaron a mí, donde conseguí todos mis objetivos en esos momentos. Todo ese esfuerzo, que se me entrego, con la que miro con muchísimo cariño. Con sus ejercicios, el día a día, la motivación y cariño que recibía.

Gracias a mi experiencia personal y profesional, Puedo ayudar a otras personas de la misma manera que me ayudaron a mí. Actualmente, estoy casada, con 2 niñas preciosas, que lo son todo para mí. Donde el concepto libertad y el derecho a vivir como a uno le gustaría son mi prioridad y lo que más valoro en esta vida.

Ahora ya me conoces un poquito mejor, y te animo a que, si te has sentido identificado/a con algunas de estas situaciones, o veas que algo debe cambiar en ti, o necesites superar, reflexiones sobre ello. El ser conscientes de que algo no va bien y querer cambiarlo, es el primer paso que debes de dar.

Para cualquier cosa que necesites, aquí estoy, para ayudarte.